Topshop, Beyoncé y la tendencia athleisure

Topshop, Beyoncé y la tendencia athleisure

Hace algunos meses el frenético mundo de la moda nos iluminó con un nuevo término a memorizar y a tener en cuenta a la hora de realizar nuestras compras: el athleisure. Esta tendencia no es otra que la surgida tras el boom de los sneakers, de las colecciones “après sport”, “sport chic”, “urban sport” o, incluso, las “gym to the office”. Todos estos conceptos se aglutinan de algún modo en la palabra athleisure, que surge de la unión de “athletic” y “leisure” o, traducido, ropa que te sirve tanto para hacer deporte como para tu tiempo de ocio.

Podríais pensar que se trata de una tendencia pasajera, pero el asunto promete quedarse un tiempo entre nosotros. No se trata solo de que cada vez hay más marcas que apuestan por este tipo de colecciones sino que además, aquí viene el bombazo, Beyoncé acaba de asociarse con Topshop para crear una nueva marca de ropa 100% athleisure.

Al contrario de lo que muchos comentan, esta alianza multimillonaria no se trata de una colección cápsula que la cantante hace para Topshop, esto no es una colaboración puntual, esto es una nueva empresa que se denominará Parkwood Topshop Athletic Ltd. y en la que Beyoncé y Topshop van al 50%.

Con este proyecto ambas partes salen ganadoras: por un lado Beyoncé servirá de vehículo para que Topshop se atreva con el sportwear y, por el otro, Topshop introducirá a Beyoncé en la industria de la moda. Eso sí, solamente mirando las redes sociales de cada uno, está claro que en este caso Topshop apuesta por ampliar su público objetivo a través del extendidísimo éxito de la diva. Beyoncé cuenta con más de 66 millones de likes en Facebook, mientras que Topshop se sitúa en los 4 millones.

¿La mala noticia? Tenemos que esperar hasta otoño/invierno 2015.

Imágenes de www.alphabetpony.com.au, www.bossa.mx y www.cdusport.com

 

Beyoncé-Topshop-2

beyonce-y-topshop

CONTENIDOS RELACIONADOS

  • Addicted To Life

    Addicted To Life

    Arte+Cultura - 25 julio, 2015

    Como transformar una adicción en un proyecto de vida.   Antes de llegar a Barcelona, Fabrice Criscuolo, parisino de ascendencia…