Joyería biofílica, una nueva tendencia

Joyería biofílica, una nueva tendencia

Como de costumbre, Björk lo vió venir. La madre naturaleza es cool.

Resumido en una frase de 5 palabras parece algo bastante simplista, superficial incluso, pero no. Ella se adelantó a todos cuando en 2011 lanzó su proyecto musical “Biophilia”, que reflexiona precisamente sobre eso, sobre la biofilia o, lo que es lo mismo, la pasión por el sentido de conexión entre los humanos y la naturaleza. Dejando a un lado el increíble hecho de que este álbum fue el primer álbum de estudio de formato app del mundo, centraremos nuestra atención en el concepto y la estética del proyecto para presentaros una de las tendencias del momento: las joyas de minerales.

La artista escandinava nos sorprendió ese año con videoclips realmente artísticos e hipnóticos como “Mutual Core” y “Crystalline”. Aparentemente muy distintos, ambos combinan el aire futurista con la naturaleza puesto que, de hecho, de eso trataba el proyecto, de unir música, tecnología y naturaleza.

Ahora volvamos a nuestro mundo, un mundo en el que la tecnología avanza a tal velocidad que casi nos da la sensación de estar viviendo en el futuro y, cuando eso ha ocurrido, es decir, cuando nos ha parecido que estábamos perdiendo nuestras raíces, nuestra humanidad y nuestra conexión con la tierra, ha sido entonces cuando la biofilia se ha puesto de moda.

A todos nos suena desde hace tiempo el algodón orgánico, el turismo ecológico, la cosmética natural… Y ahora los minerales. Concretamente, las joyas con grandes pedruscos que parecen recién extraídos de la cueva. Cuanto menos pulido, mejor.

Algunas de nuestras marcas favoritas son Pasionae, Queen of Jackals, Dixi y algunas piezas de Jenems. Nosotros lo queremos todo, naturalmente.

Imágenes de las webs de Dixi, Queen of Jackals, Pasionae y Jenems.

 

 

 

 

 

 

CONTENIDOS RELACIONADOS