“Deep Surface”, la magnética instalación de Ida Johansson

“Deep Surface”, la magnética instalación de Ida Johansson

Desde que tiene quince años esta sueca tiene muy claro cómo quiere verse a sí misma en la vida. Puesta ya en la realidad de esa visión temprana, siendo finalmente lo que siempre ha querido ser, su infinita creatividad nunca deja de sorprendernos.

La diseñadora Ida Johansson, siempre con un pie puesto en Suecia y otro en Barcelona, se nutre de su imaginario para entender, a su manera, su entorno. Un entorno deliciosamente desconocido para ella. Tal y como unos ideaban dioses para explicar, por ejemplo, la lluvia, ella elabora prendas a caballo entre una técnica impecable y una sensibilidad que deja sin aliento para entender los fenómenos que la envuelven. Le obsesionan los cambios, el movimiento, la energía, la metamorfosis, la creación, la destrucción, el movimiento y la espontanea geometría que participa de nuestra realidad.

Ida, junto Loyal Family, nos hace reflexionar sobre el origen de la materia y la influencia del magnetismo en el nacimiento de la misma y su movimiento posterior. En su instalación “Deep Surface” de la galería Mitte (abierta al público desde el pasado 14 de enero) se expone el dialogo que existe entre las prendas de la diseñadora y el espacio en que flotan. Conversación cuyo hilo conductor se encuentra los polos opuestos que se atraen y, en consecuencia, se complementan. Temática de vital importancia para la sueca, que siempre ha querido reflejar en la elaboración de sus patrones y en la elección de los materiales que componen las piezas que elabora. Estos trazos son reconocibles en la instalación y se encuentran en todas sus colecciones.

En “Deep Surface” las prendas penden casi literalmente de un hilo sobre una superficie volcánica. La presencia volcánica representa “el punto de partida para la creación” de la diseñadora. En la obra, encontramos un ”body” de formas orgánicas hecho a partir de fieltro de lana que conversa con un vestido fluido capaz de crear formas y figuras impredecibles con brillos y reflejos infinitos. Estas dos prendas, la primera perteneciente a la colección “Mito Magnético” de 2009 y, la segunda, perteneciente a “Conectando Códigos” de 2011 representan la estructura y la destrucción respectivamente.

Al observar esta instalación, comprendemos cosas que aun no interiorizamos, como si Ida nos hiciese entender de dónde venimos o de qué estamos hechos sin importar demasiado a dónde vamos o nos dirigimos. Este trabajo, fruto de una colaboración más emocional que pragmática entre Ida Johansson y Loyal Family, refleja emociones tan primarias que resultan difíciles de articular mediante palabras.

Podéis ver algunas fotos del escaparate aquí.

 

 

CONTENIDOS RELACIONADOS