Rilke: ha nacido un clásico

Rilke: ha nacido un clásico

El nuevo restaurante y coctelería de Barcelona es el primer proyecto de la unión entre Grupo Kafka y Grupo Confiteria.

 

 

En el imponente entresuelo de la calle Mallorca, 275 se encuentra el flamante restaurante y coctelería Rilke, de apariencia clásica y esencia renovada, que llega a Barcelona como el nuevo place to be de la ciudad.

Llamado así en honor al afamado poeta austríaco de principios del s. XX, Rilke ocupa el lugar privilegiado del antiguo restaurante Beltxenea, a pocos metros de Paseo de Gracia. El espacio cuenta con un jardín maravilloso, diferentes salas donde comer (incluso privadas), una barra espectacular en la entrada y un secreto muy bien guardado para tus noches más canallas. Habiendo conservado parte del mobiliario original, el nuevo restaurante ha mantenido el aire señorial propio del lugar, evolucionando hasta conseguir una unión entre lo antiguo y moderno que resulta única en Barcelona. Todo el trabajo de interiorismo ha ido a cargo de la decoradora Yolanda Vilalta.

Por lo que respecta a la gastronomía, Rilke estará comandado por los chefs Rafa Peña (del restaurante Gresca) y Jaime Tejedor (Saüc). Una cocina a cuatro manos que busca y logra asombrar desde la sencillez y el buen gusto. Rilke presenta una carta de temporada hecha a medida para el local, catalogado como emblemático de la ciudad, y con precios que se mueven entre los 35 y 50 € por persona. Los chefs han tomado como base la cocina catalana y la han transformado en una propuesta que, sin ser complicada, resulta sorprendente y refinada. Algunos de los platos representativos de la gastronomía de Rilke son el parmentier con mollejas de ternera, ostras y cebolla, los canelones de faisán o la caballa con berenjena y crême fraîche, entre otros.

Además de la gastronomía, Rilke cuenta también con una coctelería creativa excepcional, concebida y elaborada por Juan Serrano, reputado mixólogo de la vanguardista coctelería 41 grados. Todas las elaboraciones son de autor y hay para todos los gustos. Entre ellos, destacamos el Metropole, fresco y muy citríco, y la joya de la corona: el Beltxenea (aludiendo al antiguo restaurante), una delicia para todos tus sentidos que hay que ver en directo por su delicada elaboración.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CONTENIDOS RELACIONADOS