Ocaña DF: Ceviche, Mezcal y Huitlacoche

Ocaña DF: Ceviche, Mezcal y Huitlacoche

Hay vida más allá del Tex-Mex.

La Plaza Real, referente mítico de la bohemia barcelonesa, hoy convertido en lugar de abastecimiento lúdico-erótico-festivo de auténticas hordas de guiris sedientos de sangría barata, conserva algo de su decadente esplendor en el espíritu del café club Ocaña.

Si bien en la estancia principal la oferta gastronómica consiste en una revisión del clásico tapeo mediterráneo – bastante irregular por cierto – el ala oeste del impresionante local rinde digno tributo a las recetas de México DF.

Esta pequeña embajada del sabor “chilango”, sabe donde está y a qué público se dirige, por lo que combina sabiamente la parte más “mainstream” del repertorio (guacamole, tacos y quesadillas) con propuestas e ingredientes de mayor enjundia.

Los ceviches, recuperados para la causa de la gastronomía global a raíz del boom de la cocina peruana y nikkei, son asignatura obligada en Ocaña DF. En su versión más clásica, de pulpo o de salmón, el estimulante frescor del primer bocado nos prepara las papilas para lo que sigue.

Vale la pena seguir calentando el paladar regándolo con una michelada, patrimonio líquido del continente americano que el barman del Ocaña DF elabora con calculada contundencia. Algo así como la pócima de Astérix servida en vaso escarchado.

Pero la cosa se pone seria de verdad con la introducción de un elemento inesperado: el Huitlacoche. Esta palabra de origen náhuatl hace referencia al hongo comestible, parásito del maíz, que el jefe de cocina, el berlinés Martin, nos sirve en formato quesadilla.

A pesar de lo poco apetecible de la definición, y que muchos agricultores europeos lo consideren una odiosa plaga, se trata de un ingrediente sutil, delicioso, comparable en textura a las colmenillas y cotizadísimo en los mercados del D.F.

A continuación, conviene acercarse a la barra para intentar comprender la diferencia entre Mezcal y Tequila con una clase práctica.

Para rematar, bajaremos las escaleras y nos dejaremos caer por Apotheke, un refugio subterráneo de inspiración mozárabe y farmacéutico nombre, donde los jarabes están macerados en barrica y no son para la tos.

Imágenes de Alex Pámies para TrendsMag.

 

CONTENIDOS RELACIONADOS

  • MIRA Festival 2014

    MIRA Festival 2014

    Arte+Cultura - 13 noviembre, 2014

    Del 6 al 15 de noviembre se celebrará en Barcelona la cuarta edición de MIRA Live Visual Arts Festival. El festival contará…

  • Davidelfinforever

    Davidelfinforever

    Moda - 6 junio, 2017

    Adiós y gracias por todo.   Tras meses de convivencia con su enfermedad, David se despidió. El pasado sábado, rodeado…